}

domingo, 13 de enero de 2013

La música de la Antigua Grecia (I)

Afortunadamente esta profesión da sus satisfacciones, casi siempre cuando te encuentras más desanimado hay algo que te ayuda a seguir adelante.
Esta vez es una promesa de un antiguo alumno, Joel Torres, que ahora cursa historia del arte, y que me acaba de enviar un trabajo suyo sobre instrumentos musicales. Le doy las gracias desde aquí y lo publicaré en varias entregas.

Introducción. La voz y la música coral.

La música griega fue esencialmente vocal y, aunque se sirvió de instrumentos, éstos siempre se sirvieron de una concepción “cantable” incluso en las partes exclusivamente instrumentales, por lo que estos instrumentos aparecerán ligados a la voz (ausencia de polifonías, escasa atención por las voces extremas, etc.), y cuando se aparten de ella será para reproducir melodías vocales. Esta concepción de la música (instrumental) como afín a la música vocal se deberá a la estrecha relación que se estableció entre poesía y música, la cual asumió siempre una posición de subordinación ante aquella. Este principio se mantendrá hasta la Roma Imperial, en la que el virtuosismo alejará la música instrumental de la vocal.
Así, la voz (phoné) y el canto (ὠδή) tuvieron siempre prioridad sobre la práctica meramente instrumental, pero ello no significa que los griegos prestaran una atención particular a la educación del órgano vocal, sino más bien al contrario. Fue la concepción del canto como una actividad espontánea para todos lo que, precisamente, propició un marco en el que esta actividad preponderaría sobre la práctica instrumental. La técnica del canto no contó con la atención de los griegos hasta la época helenística, pues hasta entonces no encontramos nada que pueda compararse a una escuela o método de canto.
Es entonces cuando encontramos los primeros términos que refieren características concretas de la voz; como por ejemplo la flexibilidad (εὐκαμψία) o la potencia (ἰσχύς),aunque precisamente éstas (como muchas otras) fueron concebidas como dones naturales y no como resultado de una experiencia técnica. Cada tipo de voz distinguía entre tres registros τόποι φωνής): agudo, medio y grave. El registro que con más frecuencia se utilizaba era el registro medio, pues era su interpretación la más asequible para una población no especialmente educada en dicho arte.
Por lo general, el canto coral (χορδία) era interpretado bien por hombres adultos, bien por mujeres o bien por niños, y siempre al unísono (ὁμοφωνία), sin mostrar interés alguno por el desarrollo de las voces extremas. No obstante, en las pocas ocasiones en las que hombres y mujeres cantaban juntos lo hacían con una diferencia de octava entre una voz y otra, produciéndose la llamada ἀντιφωνία.
Todo lo referido respecto a la música coral griega no resulta algo azaroso ni irrelevante, sino que nos permite conocer algunos de los aspectos que de la música apreciaban los griegos. Serán todas estas pautas las que dominarán la vida y el gusto musical, quedando el aspecto instrumental claramente subyugado a ellas.



Las familias de instrumentos.

Si bien en la Antigua Grecia existió un número importante de instrumentos, dos fueron las familias de instrumentos consideradas como “nacionales”, incluso a pesar del origen oriental de muchos de éstos. Estos instrumentos formaban parte de la cotidianidad de la vida en Grecia, entrando en casi todas las casas y convivían en un marco compuesto, además, por un gran número de instrumentos procedentes todos ellos del extranjero. Grecia conoció las familias de instrumentos de los cordófonos por punteo, aerófonos, idiófonos y membranófonos, que, en términos más coloquiales, podemos denominar de cuerda, de viento y de percusión. Habría que señalar la ausencia de algunas de las familias, como la de los instrumentos de cuerda percutida o los de cuerda frotada.
Los predecesores más antiguos de algunos de estos instrumentos datan su difusión ya en el segundo milenio a.C. A pesar de ello, la artesanía y realización de instrumentos nunca alcanzó la precisión e importancia que más tarde exigirían los romanos. El artesano (αὐλοποιός) se limitaba a reproducir viejos modelos sin demasiada fantasía por su parte. En este sentido, parece que los instrumentos griegos quedaran obsoletos desde un plano técnico si los comparamos con instrumentos mucho más complejos e ingeniosos que se dieron en otras civilizaciones de la Antigüedad, como la de Egipto o China, sobretodo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada